Los niños tienen necesidades diversas. Una de las más difíciles de identificar son las afectivas, ya que pueden no ser evidentes para los demás. Pero no por eso son menos importantes. El amor que demostramos a nuestros hijos juega un papel fundamental en las conductas y relaciones que establecen tanto en la infancia como en sus relaciones a futuro.

El vínculo más importante que se crea en la vida de un niño es con su madre. Mamá tiene la misión importante de lograr que sus hijos desarrollen exitosamente sus habilidades. Por ello es indispensable estén presentes, tanto física como emocionalmente, en cada uno de los logros de sus pequeños.