La cuarentena no fue impedimento para que los niños de la comunidad no pudieran continuar en su educación en la fe. Fueron varios grupos de catequesis y catequistas que realizaron trabajos, dinámicas y clases virtuales. Los padres de familia fueron una pieza clave para llevar la Palabra de Dios a sus hijos. Al cierre los niños realizaron un festejo en sus hogares donde compartieron la Palabra y el pan (realizados por ellos mismos) para celebrar el fin del ciclo 2019-2020.

“Dejad que los niños vengan a mí, y no se lo impidan, porque el reino de los cielos es quienes son como ellos.” Mateo 19:!4